Se mueve Guillermo Moreno, ¿cambia el escenario político?

 

Guillermo Moreno es un personaje difícil de leer. Se pelea, hace unas semanas, con Myriam Bregman. Más que pelearse con ella, la descarta. Comparte las críticas que le hace al gobierno, asegura, pero no cree en todo eso de la lucha de clases. Él es peronista y va a la iglesia. Piensa que los empresarios pequeños y medianos también cargan sobre la espalda el pesado fardo de la producción. Incluso colaboran algunos de los grandes empresarios. El país somos todos, parece decir, casi dice, salvo la nunca olvidada oligarquía agraria.

Hace unos días empieza a circular una foto donde Javier Milei palmea los hombros de Moreno y ambos sonríen, cómplices. Más allá de las teorías conspirativas absurdas que les encantan a las redes sociales, la imagen es extraña y se repite en varios programas de televisión. Moreno, en general un perro de presa, modera sus modales cuando está cerca del excéntrico economista liberal.

Moreno y Milei.jpg

Por supuesto, esto no quiere decir que Moreno esté abandonando sus viejas ideas. Es, todavía, el mismo que caminaba por el Mercado Central bajo el sol calcinante del verano y hacía sentir su presencia.  Es el mismo que apretaba comerciantes para que respetaran precios fijados y repartía gorras rojas con el famoso “Clarín Miente”. Pero hay un cambio de posición, aunque no gigantesco. El Exsecretario de Comercio tiene un nuevo latiguillo: “Mauricio es Blanco Villegas”. El marco en el que quiere posicionar al presidente es modificado. El pecado de origen no es ser hijo de Franco, empresario prebendario por excelencia; el pecado es venir de una familia de terratenientes, la familia de su madre. Con los empresarios en general, la retórica es cada vez menos hostil, menos confrontativa. El viejo Macri es Menem, pintado en las calles de Buenos Aires hace tantos años, se declara finalmente caduco. Y aunque con Milei no acuerde en nada, Moreno, siempre pragmático, prefiere pegarse a sus criticas del gobierno que a las de Bregman.

Moreno se ubica, de a poco, en el lado más clásico del peronismo. El gesto no es inesperado, pero contradice una intuición generalizada entre sus compañeros. Ellos especulan con que el péndulo va a moverse hacia la izquierda, después de un colapso inevitable del gobierno. Moreno espera, apuesta. Está en la política, en su costado más pesado y desgastante, desde hace mucho tiempo ¿Ve algo que los otros no ven? ¿Vuelve, en la incertidumbre, a sus verdaderas convicciones? ¿O solamente se corre, tentativamente, de un proyecto que se ahoga?

El colapso del gradualismo enturbia las aguas. Por un lado, da fuerza a un sector que aboga por el retorno de un proteccionismo que nunca terminó de irse. Vuelve el FMI y con él los fantasmas de crisis pasadas. Los actores y el ala cultural de la izquierda hacen cada vez más ruido. Mucho del kichnerismo fracasó, pero, arriesgan algunos, ese fracaso es invisible. Por otro, los economistas liberales cada vez tienen más aire y más audiencia. Denuncian al gradualismo como producto tibio, inútil. Bastante gente los escucha cuando piden ir más hondo. Nadie sabe si ese público es una fuerza real o una cortina de humo. Todo se enrarece y se complica.

Moreno lee un movimiento del péndulo distinto al que ven sus compañeros. Llama a la Unidad del Peronismo. Describe la coyuntura como una supercrisis y augura peligro en la continuidad institucional. La tarea del movimiento justicialista se describe como la de asumir el caos y volverlo orden.  Usa la palabra nacionalista mucho más que antes y relega al progresismo duro. Anticipa otro panorama y otros desafíos.  Con o sin razón, construye su nuevo lugar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s